Páginas

martes, noviembre 15

LXXIII ... and nothing's alright.

Aprendí que podía sola cuando te necesité y no pudiste estar.

Aprendí que podía sola cuando te necesité y no quisiste estar.

Aprendí que podía sola cuando llamé entre lágrimas y el silencio fue la única respuesta.

Aprendí que podía sola cuando busqué tu abrazo y la indiferencia heló mi frío.

Aprendí que podía sola cuando estuve perdida y no me buscaste.

Aprendí que podía sola cuando volví a encontrarme y desapareciste.

Aprendí que podía sola cuando te dije que te quería y huiste de mis ojos.

Aprendí que podía sola cuando te demostré que te quería y me hiciste a un lado.

Aprendí que podía sola cuando las voces me silenciaron y tú, espectador de la escena, no me hiciste alzar la voz.

Aprendí que podía sola cuando me hicieron pequeña. Cuando me hiciste pequeña. Y fui grande.

Aprendí que podía sola cuando me caí, me levanté y volví a caerme, y no me diste tu mano.

Aprendí que podía sola cuando me caí y no pude levantarme, y desde lejos no podías darme la mano.

Aprendí que podía sola cuando no quería estar sola y a ti te quemaba mi compañía.

Aprendí que podía sola cuando no quería estar sola y a mi tristeza la sacudía tu desprecio.

Aprendí que podía sola cuando las paredes de mi habitación me quitaban el aire y hasta pasar el día se antojaba complicado, y tú me cerrabas la puerta.

Aprendí que podía sola.

Pero ya no puedo más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario