Páginas

domingo, marzo 8

XXXIX

       A veces aún se buscan, pero ya no se necesitan con aquella intensidad salvaje del principio. Han aprendido a caminar en el presente, a no volver la vista al pasado, a sobrellevar los recuerdos. Lo peor, para ambos, fue rehacerse. Rehacerse al llegar a casa y no tener quien los desvistiera. Rehacer los almuerzos para uno y los domingos por la tarde (como éste, solitarios). Rehicieron los sueños que habían dejado a medias, las promesas que se hicieron añicos en la garganta y los planes que se quedaron en el camino, que ahora se antoja muy lejano. A veces aún se buscan, pero ya no se necesitan. Ese cuento lo han aprendido bien.

2 comentarios:

  1. Aprender a no necesitar, la clave para seguir caminando.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, quizá, pero la gente no suele mostrar esas cosas. Gracias por pasarte, Cristina :)

    ResponderEliminar